La comunidad, lugar de sanidad y crecimiento


Cuando las persona que han vivido en soledad, o en una gran ciudad con experiencias de abandono y rechazo, empiezan a participar en una comunidad encuentran el calor y el amor, y esto les da nueva vida.

Se empiezan a sacar las máscaras y las barreras, lo que los lleva a atreverse a mostrarse frágiles, dando lugar a una vida de comunión y alegría profunda.

La comunidad es un ámbito de relaciones, y para algunos, metidos en el individualismo puede ser un lugar muy dificil al principio, porque el vivir entre libros, mi perro, mi televisión, puede ser más facil, ya que me conecto con los demás solo cuando quiero.

Cuando nos conectamos con todos los demas, y salimos de nuestro ostracismo, todo eso que escondemos y hemos tapado aparece, nos duele y tenemos la tentación nuevamente de arrancar. Puede que así lo resuelvas momentaneamente, pero nunca te sanarás y serás libre, y no tendrás una vida con sentido.

Hay una tendencia a vivir aislados. La tecnología, si no la usamos bien, alimenta esa tendencia. La victimización pasa a ser la vida de muchos, porque los otros son los culpables y sin ser ciegos físicos somo ciegos del alma.

Jesús nos ve. Se involucra, acoge y se mete en el dolor humano, y por eso muchos al seguir su vida y opción se sanan, ven a los demás y son felices. Ven los colores de la vida y no lo que llaman problemas. No se arrancan a sus cuevas, sus cuevas no tienen techo. Ven el cielo y sus miles de estrellas, ven los verdes, tanto en el frio como en el calor. Ven el regalo de la vida que Dios nos ha dado.

Cuando las barreras caen, no debemos tener miedo del corazón fragil, no debemos evadirnos en el poder, debemos dejar que Dios ocupe ese corazón fragil, lo purifique e ilumine.

A medida que la piedra de nuestra tumba se va corriendo, y nuestra misión revelando, descubrimos que somos queridos y perdonados; entonces por el poder y amor del espíritu, el sepulcro se convierte un lugar de vida.

Esa es la verdadera resurreción de Jesús en nosotros para el 2018

Abrazos de fragilidad, felicidad y alegría. Los quiero mucho.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes